RECUPERACIÓN POSTPARTO

Durante muchas semanas y también en el momento del parto, el espacio que hay entre el tórax y la pelvis ha sido sometido a muchos cambios, el periné ha recibido mucha presión y la zona abdominal mucho estiramiento. A consecuencia de ello, hay una serie de problemas que pueden aparecer, así que es importante una valoración de fisioterapia aunque en un principio no notes ningún síntoma de alarma. Prevenir siempre da mejores resultados que esperar a que se instauren síntomas más serios como las pérdidas de orina, el escape de gases o el descenso de vísceras (prolapsos).

En qué puedo ayudarte

  • Valoración funcional del suelo pélvico y la faja abdominal
  • Recuperación del tono muscular del abdomen y del contorno de la cintura
  • Tratamiento de la incontinencia urinaria y/o anal
  • Tratamiento de prolapsos
  • Elastificación de cicatrices post cesárea, desgarros y episiotomía vaginal
  • Tratamiento de la dispareunia (dolor asociado al coito)
  • Dolores lumbopélvicos 
   
 
A continuación te cuento las dudas más habituales que muchas mamis me plantean cuando vienen a la consulta:

¿Cómo recupero la figura después del embarazo?

Con calma, dedicación y estableciendo unos hábitos de vida saludables. Date como mínimo UN AÑO. Los cuerpos 10 que la sociedad quiere venderte después del embarazo no son reales. Alimentación saludable y adecuada a tus necesidades, y un programa específico para recuperar tu faja abdominal y tu suelo pélvico. 

Si me dejas, estaré encantada de guiarte a través de este proceso :)

¿Cuánto tiempo debo esperar antes de retomar mis clases de gimnasio o mi afición deportiva?

Primero hay que valorar en qué estado se ha quedado tu abdomen y tu suelo pélvico, descartar disfunciones como incontinencia urinaria o prolapsos y valorar los factores de riesgo para tu suelo pélvico. Actividades como la natación o el golf no implican peligro alguno para tu suelo pélvico, puesto que no hay hiperpresión sobre él pero, la mayoría de actividades de gimnasio y deportes incluyen saltos o carrera, lo cual está contraindicado si el suelo pélvico y la faja abdominal no estan fuertes. Recuerda: primero valoramos, segundo establecemos un plan para poner en forma tu faja abdominal-suelo pélvico, tercero ... ¡a entrenar se ha dicho! Salta, corre, gira, repta, trepa, baila, lanza ... ¡El movimiento es vida!

¿Es normal tener pérdidas de orina después del parto?

Es habitual porque antes del embarazo probablemente tu suelo pélvico, aunque no te diera síntomas, ya estaba debilitado. El embarazo y sobre todo las características del parto han hecho que las diferentes estructuras responsables de la continencia hayan quedado debilitadas. Pero que sea habitual no significa que sea normal. Pongámonos manos a la obra: valoremos cómo-cuando-dóne son éstas pérdidas y pongámosle solución.

La sensibilidad durante las relaciones sexuales ha disminuido y además ... ¡siento dolor!

El dolor durante las relaciones y/o la disminución de sensibilidad pueden y deben tratarse. En el parto, el nervio pudendo, responsable de la inervación del suelo pélvico y de tus orgasmos, sufre un sobrestiramiento y a menudo queda lesionado durante un tiempo. Si el parto ha sido instrumentalizado, el periné queda muy distendido y la vagina laxa (disminución de la sensibilidad y dificultad para el orgasmo). Si además ha habido episiotomía o desgarro, quedarán también las cicatrices que pueden provocar dolor a la fricción o presión durante la penetración. Una malposición uterina o una inflamación de los fondos de saco uterinos también son causas habituales de dolor sexual en el postparto. Si leyendo esto te sientes identificada, tranquila: la mayoría de disfunciones sexuales en el postparto, además de habituales, tienen solución.

Para saber un poquito más te dejo este post: La realidad del sexo en el posparto

Dolor en la zona lumbar, en la pelvis, caderas, pubis ¿Por qué?

Porque tu pelvis y las estructuras adyacentes han estado en constante modificación y movimiento durante el embarazo. Tu pelvis ha sido la cuna para tu bebé y también su trampolín de salida hacia el mundo exterior. ¡Ni te imaginas lo que tus articulaciones sacrolilíacas (donde están los oyuelos al lado de tu sacro) han hecho para que tu pequeño nazca! Tu sacro, tus coxales, tus lumbares, tus ligamentos y fascias y un montón de estructuras anatómicas que quizás desconoces se han puesto en marcha, como si de una coreografía se tratase, para albergar a tu bebé y facilitarle la salida. ¿Y luego qué? Pues que a veces necesitamos una ayudita para que todo vuelva a su sitio. Si sientes molestias o dolor no lo dudes: fisioterapia para que todo vuelva a su lugar, disminuir tensiones y relajar estructuras. 

¿Te ha parecido útil este artículo? Comparte esta entrada si te ha gustado o crees que a alguien más le puede interesar :)

Para más consultas puedes contactarme aquí.