Manual de instrucciones: bolas chinas

Aquí te presento las preguntas más habituales que me plantean en la consulta sobre el uso de las bolas chinas con sus respectivas respuestas. A continuación tienes lo que necesitas saber sobre el uso, entrenamiento y cuidado del ejercitador más antiguo de la historia perineal.

¿Qué son? 

Las bolas chinas se conocen también como bolas de geisha o bolas Ben Wa. Son un dispositivo vaginal muy antiguo que se utiliza para estimular la muscultura lisa de la vagina y con ello aumentar el tono muscular. Habitualmente encontrarás dos modalidades: una sola bola o dos bolas unidas por un cordel. En su interior traen otra bolita que cuando andas o te mueves, produce una ligera vibración que activa la musculatura vaginal.

¿Qué material, peso y medidas son los adecuados? 

El diámetro de las bolas chinas ronda los 35 mm. Te pueden parecer muy grandes en principio pero no lo son: si la flexibilidad de tu vagina es la correcta, con un poco de lubricante las podrás introducir sin problemas. En cuanto al material, opta siempre por silicona o ABS/PC de grado médico. Asegúrate que son también libres de ftalatos (DEHP free), substancias que se añaden a los plásticos y que pueden producir reacciones alérgicas. Evita materiales porosos como el plástico ya que pueden absorver más gérmenes y escoge bolas que no lleven el cordel de naylon o de hilo para evitar que se quede húmedo (y puedan criar hongos) después de lavarlas. A cerca del peso te diré que... no es importante si el objetivo es aumentar el tono de base, ya que lo interesante de la bola china es la vibración que produce en el interior de la vagina; esto es lo que genera una contracción refleja de la musculatura lisa.

¿Utilizo una o dos bolas? 

Dependerá del tono muscular que tenga tu suelo pélvico. Por eso es conveniente una valoración previa por un fisioterapeuta especializado. Siempre puedes empezar con una sola bola, pesará menos que las dos juntas y tu musculatura perineal la podrá retener mejor. Cuando la musculatura se haya fortalecido bastante y aguantes perfectamente durante más de 30 minutos el peso de una bola, puedes pasar a utilizar las dos bolas.

La primera vez que las utilizo...

Antes de su uso hay que lavar las manos y la esfera vaginal con agua y jabón. Posteriormente la lubricamos con un lubricante de base acuosa (los puedes comprar a la farmacia o en cualquier tienda de juguetes para adultos).

Adopta una posición cómoda y relajada. Cuando las utilices por primera vez te parecerán muy grandes pero piensa que el canal vaginal es muy elástico y entrarán sin problemas. Las tienes que introducir como un tampón y las tienes que empujar un poco para que queden bien adentro. El cordel de la última bola sale de la vagina, para que las puedas sacar cuando acabes tu entrenamiento perineal.

Una vez he introducido las bolas ¿qué notaré?

Ponte de pie. Pueden pasar dos cosas:

No puedes retener las bolas y caen hasta el exterior: 
Esto es porque tu musculatura perineal todavía es demasiado débil para aguantar el peso de las bolas cuando te pones derecha. Prueba a empezar con sólo una bola (pesa menos que las dos juntas) y si también cae, no te preocupes, estírate en la cama o encima una colchoneta y practica este ejercicio: tira suavemente del cordel con una mano e intenta retener la bola haciendo una contracción de la musculatura para no dejarla salir (ejercicio de Kegel con esfera vaginal) Así trabajarás la musculatura vaginal y ganarás fuerza. 

Tienes que hacer contracciones lentas de la musculatura perineal: contrae para adentro los músculos del suelo pélvico y aguanta la tensión el máximo tiempo que puedas, mientras tú misma tiras de la bola para crear una resistencia. 3 segundos de contracción y 6 más de relajación es un buen ritmo. Prueba con 3 series de 10 repeticiones, descansando entre series un minuto. Alterna estas series con series de contracciones rápidas: contrae los músculos con toda la fuerza que puedas 1 segundo y relaja inmediatamente. Repítelo también 10 veces. Haz tres series de 5 repeticiones.

Y además visita a un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico para que te asesore en cuanto a tratamientos específicos de recuperación funcional.

Puedes retener perfectamente las bolas a pesar de que notas que han bajado un poco. 

¡Perfecto! Ahora empieza a andar. Es importante estar en movimiento para que las bolas chinas sean eficaces. Cuando estás en movimiento, la bolita interior golpea contra las paredes de la bola externa y esta vibración se transmite hasta las paredes de la vagina. De manera refleja, se produce una activación nerviosa que provoca un aumento del tono muscular. Es como si tu vagina estuviera haciendo pesas de manera inconsciente. Pero tienes que menearte, recuerda que si no las bolas chinas no hacen absolutamente nada.

¿Cuánto rato las tengo que llevar?

El tiempo para tonificar la musculatura perineal será progresivo: inicia por 15 minutos diarios como máximo (es decir, tienes que andar durante 15 minutos con las bolas puestas). Si las bolas no caen, puedes aumentar 5 minutos más la próxima sesión. El objetivo es llegar a un tiempo total de 1 hora diaria, no siendo recomendable superar las 3 horas. En caso de dificultad con el nuevo tiempo, se mantiene el parámetro de tiempo anterior.

Cuando acabe de utilizarlas...

Lávalas con agua y jabón y deja que se sequen antes de guardarlas en un lugar limpio y seco. No es habitual pero algunas mujeres notan al día siguiente alguna molestia leve: agujetas.

Ya puedes ponerte manos a la obra. Recuerda que si sigues teniendo dudas debes consultar con un fisioterapeuta especializado. ¡Feliz entreno!

Laura Pastor

Fisioterapeuta especializada en Uroginecología, 

Obstetricia y Fisiosexologia