RECUPERACIÓN POST CIRUGÍA

Si acabas de salir de una intervención quirúrgica de carácter abdomino-perineal o tus condiciones médicas te obligan a pasar por quirófano próximamente, es importante que sepas lo NECESARIO que es realizar una recuperación funcional tanto ANTES como sobre todo, DESPUÉS de la intervención.

Muchas de las consecuencias inmediatas tras una cirugía se pueden, disminuir, superar y/o evitar gracias a la Fisioterapia, pudiéndote evitar dolencias a largo plazo.
 
¿QUÉ INTERVENCIONES PUEDEN BENEFICIARSE DE LA FISIOTERAPIA UROGINECOLÓGICA?

  • Oorofectomía e histerectomía (parcial o total), tanto por vía abdominal (laparotomía), vaginal y/o laparoscópica.
  • Extirpación de adherencias y fibrosis pélvicas en endometriosis y adenomiosis.
  • Cirugías de confirmación de género.
  • Cesáreas.
  • Intervenciones gástricas como las cirugías antirreflujo gastroesofágico o la hernia de hiato.
  • Intervención de hernias inguinales, umbilicales, abdominales y vertebrales.
  • Cirugía de prolapsos y descensos de órganos pélvicos.
  • Cirugía de diastasi de los rectos del abdomen (diastasi recti).
  • Colocación de mallas para hernias, continencia urinaria o prolapsos.
  • Cirugías intestinales y colorrectales como colectomías, colostomías, ilestomías, reparación de obstrucción intestinal o cirugías de cáncer de colon.
  • Intervención por apendicitis o peritonitis.
  • Cistectomías (extracción de la vejiga) y reconstrucción de neovejiga.

¿QUÉ PASA CON TUS TEJIDOS DESPUÉS DE UNA CIRUGÍA?

Todas las estructuras miofasciales y osteoarticulares sufren durante una intervención y pueden quedar afectadas en sus distintos parámetros; esto es desde sufrir una alteración en el tono muscular a un desajuste articular.

De toda cirugía, por mínimamente invasiva que sea, siempre van a derivarse suturas y cicatrices. El tejido conectivo de la CICATRIZ tiene que tratarse desde el PRIMER DÍA posterior a la intervención. Una cicatriz no tratada puede adherirse, fibrosarse y causar tracciones miofasciales, que se manifiestan con dolor o alteraciones de la función muscular alrededor de la zona intervenida.

Después de toda cirugía es imprescindible continuar trabajando todas las estructuras adyacentes a la intervención, como son el suelo pélvico, la faja abdominal y el complejo articular lumbopélvico.

Para ampliar más información, puedes contactarme aquí.

Laura  Pastor. Fisioterapeuta colegiada 3.382. Especializada en Uroginecología y Fisiosexología. Experta Universitaria en Psiconeuroinmunología Clínica y Evidencia Científica. Pilates Mat Instructor. Certificada en Método Hipopresivo.