¿Vale la pena invertir en un ejercitador domiciliario de suelo pélvico?

20.12.2021

En las últimas semanas he recibido muchas veces la misma pregunta: ¿Vale la pena comprarse un dispositivo domiciliario para entrenar el suelo pélvico en casa? ¿Dan buenos resultados? Voy a empezar por el concepto más esencial, con la intención de que saquéis vuestras propias conclusiones y podáis decidir si esos dispositivos son una buena opción dado el caso individual de cada persona.

La adherencia al tratamiento

Cuando se inicia un tratamiento de suelo pélvico, se suele mejorar rápidamente. El problema es el mantenimiento de esas mejoras, que la mayoría de veces implica cambios conductuales y la realización regular de un entrenamiento pélvico en casa.

Lo que los estudios dicen hasta hoy, es que parece más fácil escribir la secuencia entera del número pi que conseguir una adherencia a largo plazo. Pero la adherencia es la piedra angular del éxito en cualquier entrenamiento, tratamiento o proceso de recuperación funcional.

La adherencia es el proceso de llevar a cabo una modificación o cambio de comportamiento. La OMS la define como el grado en que el comportamiento de una persona se corresponde con las recomendaciones acordadas con un proveedor de atención médica.

Si eres paciente de suelo pélvico y me estás leyendo, no te flageles. Sé que cuando sales de la consulta lo haces con motivación, dispuesta a seguir esas pautas que hemos acordado. Pero, según pasan los días, la motivación se desvanece y la pauta de ejercicios se acaba posponiendo indefinidamente. Vivimos en una realidad con demasiados estímulos que nos lo pone verdaderamente difícil para focalizar y priorizar objetivos. ¡Y ahí es donde quiero llevarte! A trazar una estrategia con tu fisio, porque ambas remáis en la misma barca hacia la misma dirección y hay que establecer un plan para que las mejoras perduren en el tiempo.

Si la adherencia está por debajo del 80%, la eficacia de la terapia se reduce significativamente. 

Para ello, no te guíes solamente por la motivación, porque dependerá del pie con el que te levantes. La motivación es volátil, no perdura siempre y no siempre aparece cuando la necesitas. La motivación depende de un algoritmo demasiado complejo (Fig. 1 y 2) para someter tus mejoras a él. Guíate por el compromiso y la persistencia.

Estos son los factores internos y externos que influyen en la motivación. Si solamente haces los ejercicios cuando te sientes motivada, fallarás estrepitosamente. ¿Te suena eso de "la gota de agua perfora la roca, no por su fuerza sino por su constancia"? Pues eso. Tú, a machacar rocas, pero con tu suelo pélvico. O lo que es lo mismo, hazlo con o sin motivación, pero HAZLO.

¿Por qué se abandonan los ejercicios de suelo pélvico?

Según la literatura revisada, las principales razones de abandono son:

  • Los ejercicios de suelo pélvico se dejan de percibir como necesarios porque los síntomas desaparecen.
  • Se olvida hacerlos.
  • Se está demasiado ocupada para hacerlos y/o hay falta de tiempo.
  • Se percibe que no son importantes, aun teniendo síntomas.
  • No se entiende bien cómo hacerlos
  • Se experimenta dolor al realizarlos.
  • Recordar todos los ejercicios es un problema.
  • Los ejercicios son aburridos.

Estrategias demostradas para mejorar la adherencia a medio y largo plazo

Todos los estudios concluyen en que el cambio de comportamiento es la clave para la adherencia. En la Declaración de Consenso para la Mejora de la Adherencia al Entrenamiento del Suelo Pélvico de la International Continence Society  se identificaron 5 técnicas clave para fomentar el cambio: 

  • La educación a la paciente se considera esencial
  • Las pacientes han de estar convencidas de realizar la "habilidad física" correctamente. En este caso, una contracción del suelo pélvico. Esto se logra eficazmente mediante un examen individual del suelo pélvico.
  • Abordar los sentimientos de las pacientes sobre la intervención propuesta, fomentando pensamientos positivos en lugar de negativos.
  • Habilitar el análisis cognitivo, la planificación y la atención para abordar las barreras a la intervención.
  • Fomentar la priorización del programa propuesto en el día a día.

Vale, pero... ¿Qué me compro para entrenar mi suelo pélvico?

¿Qué dispositivo te compras para entrenar tu suelo pélvico en casa? ¿Unas bolas chinas? ¿Un vibrador? ¿Un biofeedback de esos tan cool..?

Te devuelvo la pelota: ¿después de tomar una iniciativa que implica una constancia por tu parte, cumples contra viento y marea? Por ejemplo, tus ejercicios de kegel... ¿Delimitas un horario para hacerlos? ¿Cuántos días a la semana? ¿Les das prioridad o son un pa'luego?

Que si te apuntas en la agenda tu cita con el dentista, apunta también tus citas con tu suelo pélvico ¡Y acude! No te lo saltes. De lo contrario, luego vienen las frustraciones y la sensación de haber tirado el dinero.

¡Ni que decir tiene que antes de adquirir cualquier cacharro, te asesores con tu fisio de suelo pélvico! No vas a entrenar los mismos aspectos funcionales con un biofeedback que con unas bolas chinas. Primero habrá que conocer tu baseline y luego ya veremos si te compras o te dejas de comprar.

Los estudios son concluyentes y unánimes: La mejora de síntomas asociados a debilidad de suelo pélvico como la incontinencia, sucede cuando te asesora un/a fisio especialista y por tanto sabes activar correctamente tu musculatura, sabes a ciencia cierta lo que haces, lo que contraes, el cómo, el cuánto, y el por y para qué.

Ningún dispositivo hace que el entrenamiento del suelo pélvico sea más eficaz. La eficacia depende de ti, de tu autoconocimiento y del compromiso contigo misma.

Tan sólo los biofeedbacks domiciliarios que registran la actividad del suelo pélvico mediante una sonda vaginal han ofrecido una mayor posibilidad de adherencia. Pero, aún así, estos estudios también concluyen que el éxito se diluye sin constancia (que no motivación) y sin un asesoramiento profesional. 


Referencias:

  • Venegas, M. et al. (2018). Factors influencing long-term adherence to pelvic floor exercises in women with urinary incontinence.
  • Araujo, C. C. et al. (2020). The Adherence of Home PFMT Using a Mobile Device Application for Women With UIncontinence: A Randomized Controlled Trial.
  • Bo, K.. et al. (2015). Pelvic Floor Muscle Training Adherence: Tools, Measurements and Strategies.
  • Dumoulin, C. et al. (2015). 2014 Consensus Statement on Improving PFMT Adherence: International Continence Society 2011.
  • Sacomori, C. et al. (2015). Strategies to enhance self-efficacy and adherence to home-based pelvic floor muscle exercises did not improve adherence in women with urinary incontinence.
  • Ersner-Hershfield et al. (2009). Saving for the future self: neural measures of future self-continuity predict temporal discounting. 
  • Golay, A et al. (2007). Motivating patients with chronic diseases. 


Laura Pastor. Fisioterapeuta especialista en reeducación uroginecológica y sexología.