Fisioterapia en la disfunción sexual

Las disfunciones sexuales también tienen un componente físico y mecánico. Su origen, aun siendo multifactorial, puede incluir causas músculo-esqueléticas, funcionales, psicomotoras, sistémicas y hormonales.

El enfoque multidisciplinario de la salud sexual incluye que la fisioterapia esté entre las disciplinas involucradas en el tratamiento de problemas sexuales. Los fisioterapeutas brindamos tratamiento para restaurar la función, mejorar la movilidad, aliviar el dolor y prevenir o limitar la permanencia de un trastorno determinado.

Padecer síntomas que limitan una óptima calidad sexualidad como dolor articular, pélvico o genital pueden conllevar una disminución de la excitación genital, la cual implica con frecuencia componentes musculoesqueléticos.  

La salud sexual es un componente integral para el bienestar general y las relaciones sexuales son un componente altamente valorado por el ser humano.

Actualmente, se ha demostrado la eficacia de la terapia manual y otras terapias físicas y de retroalimentación (biofeedback) para mejorar el placer sexual, disminuir el dolor, tratar afecciones sexuales específicas relacionadas con trastornos urogenitales o complicaciones quirúrgicas.

Qué puede abordar la fisioterapia en la esfera sexual

La fisiosexología trata aquellos problemas funcionales relacionados con la sexualidad, tengan o no un origen psicoemocional u orgánico.

Habitualmente encontraremos que las disfunciones sexuales están relacionadas con otras disfunciones del suelo pélvico. Cualquier tratamiento dentro del marco de la sexualidad va a requerir de un equipo multidisciplinar. Los problemas en esta esfera hay que tratarlos englobando a la persona en un todo, sin separar la psique del cuerpo. Muchos bloqueos emocionales serán la causa primaria de una disfunción sexual funcional, pero muchas veces las disfunciones sexuales son de origen funcional, es decir, de origen músculo-esquelético u hormonal.

¿Cómo se pueden tratar éstas disfunciones? A través de técnicas de educación y conocimiento de la fisiología sexual, concienciación perineal, educación sexual, ejercicios de tonificación muscular, terapia manual para reequilibrar el sistema articular y muscular de la pelvis, masaje sensorial, flexibilización tisular, ejercicio terapéutico, biofeedback, tecarterapia o electroestimulación. Y sobre todo englobar al paciente en un equipo de atención multidisciplinar.

Principales disfunciones sexuales que trata la fisioterapia de suelo pélvico

  • Algias coitales, dispareunia y vaginismo
  • Clitorodinia
  • Vulvodinia y vestibulodinia
  • Anorgasmia
  • Disorgasmia
  • Eyaculación precoz
  • Problemas de lubricación y sensibilidad erótica
  • Problemas de erección

Laura Pastor. Fisioterapeuta especialista en reeducación uroginecológica. Fisiosexóloga. Psiconeuroinmunóloga clínica.