De lunes a viernes, de 10:00 a 20:30 h.

El Síndrome de Enfermedad Posorgásmica, una gripe después de eyacular

04.05.2024

En el vasto espectro de la salud sexual masculina, el Síndrome de Enfermedad Posorgásmica emerge como un fenómeno poco conocido pero significativo. Este síndrome, también conocido como "síndrome posorgásmico", "disfunción posorgásmica" o "enfermedad posorgásmica crónica", es caracterizado por una serie de síntomas físicos y psicológicos adversos que se experimentan tras la eyaculación.

Ponerte enfermo después de eyacular, como si estuvieras con catarro o gripe

Esto es lo que sucede si padeces síndrome de enfermedad posorgásmica o POIS, por sus siglas en inglés, Post Orgasmic illness Syndrome.

El POIS es un grupo raro pero debilitante de síntomas poseyaculatorios que afectan a los hombres. Es un trastorno crónico que se manifiesta como un conjunto de síntomas alérgicos y parecidos a la gripe segundos, minutos u horas después de la eyaculación.

Los hombres con POIS enferman segundos, minutos u horas después de la eyaculación, ya sea durante el coito, la masturbación o incluso la eyaculación nocturna espontánea.

El POIS se manifiesta a través de una serie de síntomas que afectan la calidad de vida de quienes lo padecen. Aunque aún no se ha clasificado oficialmente en los manuales de diagnóstico, ha llamado la atención de la comunidad médica y científica debido a su impacto en la vida diaria de los afectados.

Los síntomas son similares a los de la gripe, seguidos incluso de trastornos cognitivos que duran entre 5 y 7 días. El malestar desaparece espontáneamente y se vuelve a desencadenar tras la siguiente eyaculación.

El POIS afecta muy negativamente la vida de los hombres que lo padecen, ya que limita los encuentros sexuales y crea luchas internas para evitar el erotismo y la eyaculación.

El primer caso de POIS fue descrito en el 2002

El primer caso diagnosticado de POIS que figura en la literatura data de hace relativamente poco tiempo, del 2002. Al ser un trastorno raro, pero que probablemente esté infradiagnosticado, no sabemos cuál es la prevalencia ni la incidencia. Hasta la fecha, hay registrados aproximadamente 50 casos de POIS en la literatura.

Estos son los síntomas que caracterizan al POIS después de eyacular, muy similares a un estado gripal:

  • Síntomas generales como fatiga extrema, palpitaciones, problemas para encontrar las palabras, dificultades de concentración, irritabilidad, alta sensibilidad a la luz o estado de ánimo deprimido.
  • Síntomas gripales como fiebre, calor extremo, sudoración, escalofríos, malestar general y escalofríos.
  • Dolor de cabeza junto a sensación de confusión en la cabeza o embotamiento.
  • Síntomas oculares como ardor, rojez, lagrimeo, visión borrosa, irritación, picor o dolor.
  • Síntomas nasales como congestión, secreción y estornudos.
  • Molestias en la garganta como mal sabor de boca, sequedad, dolor de garganta, tos o voz ronca.
  • Malestar muscular como tensión en la espalda o el cuello, debilidad muscular, dolor, piernas pesadas o rigidez muscular.


Además, el POIS se asocia a la aparición de otras disfunciones sexuales. Los hombres con POIS pueden experimentar dificultades para alcanzar la erección o mantenerla, así como disminución del deseo sexual o aversión al orgasmo.

¿Cómo saber si padeces Síndrome de Enfermedad Posorgásmica?

A pesar de la poca investigación, hay establecidos unos criterios diagnósticos que ayudan a identificar si se padece esta rara condición. Si cumples con todos ellos, probablemente sufres de POIS:

  • Sensación de estado gripal, fatiga o agotamiento extremo, debilidad muscular, fiebre, alteraciones del estado de ánimo y/o irritabilidad, dificultades de memoria, problemas de concentración, habla incoherente, congestión nasal o picor de ojos.
  • Los síntomas se presentan inmediatamente o pocas horas después de la eyaculación.
  • Los síntomas ocurren en más del 90% de los eventos de eyaculación, es decir, en la mayoría de las veces.
  • La mayoría de los síntomas duran entre 2 y 7 días.
  • Los síntomas desaparecen espontáneamente y se vuelven a desencadenar tras la siguiente eyaculación.

A pesar de los efectos debilitantes del POIS, su causa aún no se conoce

Aunque la investigación sobre el POIS es limitada, un estudio publicado en la revista The Journal of Sexual Medicine en 2016 proporcionó algunas perspectivas iniciales. El estudio sugiere que el POIS podría estar relacionado con desequilibrios hormonales, especialmente en los niveles de prolactina y oxitocina.

Otro estudio, publicado en The World Journal of Men's Health en 2020, encontró una asociación entre el POIS y trastornos del sueño, lo que sugiere que los problemas del sueño podrían contribuir a la aparición de los síntomas de esta rara enfermedad.

Las principales hipótesis que se discuten como posibles causas del POIS son:

  • Una alergia autoinmune, es decir, alergia al propio semen. Es la hipótesis más aceptada para explicar este síndrome.
  • Un trastorno que afecta a los receptores opioides endógenos.
  • Una respuesta neuroendocrina alterada.
  • Una desregulación transitoria del sistema nervioso autónomo con una alta liberación de norepinefrina
  • Un deterioro de las respuestas de citoquinas.

Remedios y tratamientos para el Síndrome de Enfermedad Posorgásmica

Dado que el POIS es un fenómeno poco comprendido, los tratamientos específicos son escasos. Sin embargo, se han propuesto algunos tratamientos que pueden mejorar los síntomas, aunque la mayoría de ellos no se han evidenciado lo suficiente:

  • Antinflamatorios (diclofenaco, prednisona, tramadol).
  • Tratamiento de hiposensibilización con semen autólogo subcutáneo o inmunoterapia intralinfática con semen autólogo.
  • Antihistamínicos.
  • Ansiolíticos y antidepresivos (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina y benzodiacepinas).
  • Suplementos: niacina, hoja de olivo, fenogreco, palma enana americana, la bromelina, zinc, magnesio y omega-3.
  • Terapia hormonal si se sospecha de un desequilibrio.
  • Manejo del estrés a través de meditación, yoga o ejercicios respiratorios.
  • Psicoterapia cognitivo-conductual para abordar los aspectos emocionales y psicológicos.

¿Y si no es POIS… qué otra cosa puede ser?

Antes de diagnosticar un POIS, es importante realizar un diagnóstico diferencial de otras posibles causas que estén generando unos síntomas similares, como prostatitis abacteriana, cataplejía posorgásmica u orgasmolepsia (es una aparición repentina de debilidad con el orgasmo), cefaleas asociadas al orgasmo, estornudos y rinorrea (que ocurren inmediatamente después del orgasmo, pero no responden a los antihistamínicos), asma y rinitis postcoital.

Como ves, tampoco son afecciones muy comunes después del sexo…

En conclusión, el Síndrome de Enfermedad Posorgásmica es un fenómeno intrigante que plantea desafíos significativos para aquellos que lo experimentan. Aunque la investigación está en sus etapas iniciales, la comprensión y el apoyo de un equipo multidisciplinar de profesionales especialistas en salud sexual puede ser fundamental para mejorar la calidad de vida de quienes sufren de POIS.

Es esencial continuar investigando este síndrome para desarrollar tratamientos efectivos y proporcionar el apoyo necesario a los afectados.


Laura Pastor. Directora de Evexia Salut. Fisioterapeuta especialista en reeducación uroginecológica y salud sexual humana. Psiconeuroinmunóloga clínica. Docencia y divulgación.