Vitamina D para mejorar la disfunción sexual

27.07.2021

La vitamina-D es fundamental para cientos de procesos en nuestro organismo. En la naturaleza se encuentra de dos formas distintas: ergocalciferol o vitamina D2 y colecalciferol o vitamina D3.

Las personas obtenemos la mayor parte de la vitamina D gracias a la síntesis cutánea al exponernos al sol. Otra porción más pequeña la obtenemos gracias a los alimentos; los de origen animal nos aportan colecalciferol (D3) y los de origen vegetal ergocalciferol (D2).​ 

Una vez las consumimos, pasan por un proceso de hidroxilación para transformarse en calcitriol, la forma activa de la vitamina D. A partir de aquí, ya queda lista para participar en cientos de cascadas bioquímicas esenciales para nuestra salud.

Ya escribí hace algún tiempo sobre lo importante que es la vitamina D para mantener unas óptimas funciones urovesicales en el artículo Vitamina D para tu suelo pélvico.

Y, como no podía ser menos, la respuesta sexual también se ve influida por el estatus de este fascinante nutriente.

En este estudio piloto publicado en 2016 se analizaron la función sexual y los síntomas de depresión en mujeres con bajos niveles de vitamina D.

Los resultados fueron interesantes. Se excluyeron del estudio a mujeres con situaciones (embarazo, lactancia), afecciones o antecedentes que pudieran afectar a la función sexual, y se dividieron a las voluntarias en 3 grupos en base a sus niveles de vitamina D en sangre:

  • Grupo 1 - 14 mujeres con deficiencia. Niveles < 20 mg/dL
  • Grupo 2 - 14 mujeres con insuficiencia. Niveles 20 a 30 ng/mL
  • Grupo 3 - Grupo control. 14 mujeres con niveles normales de 31 a 75 ng/mL

Hallazgos interesantes

Las mujeres con niveles bajos y normales de vitamina D diferían en la actividad física, de modo que aquellas con niveles normales, practicaban deporte con mayor regularidad y más veces a la semana. 

Aquí podemos debatir sobre qué fue primero, si el huevo o la gallina. ¿Más actividad física gracias a mejores niveles de vitamina D o mejores niveles de vitamina D gracias a la actividad física?

Por otro lado, el porcentaje de mujeres con síntomas depresivos fue más alto en las mujeres con déficit de vitamina D que en las mujeres del grupo control con niveles normales.

¿Quién presentó disfunción sexual según la escala de valoración FSFI?

  • El 36% de las mujeres con deficiencia de vitamina D reportaron mayor problema con el deseo sexual, el orgasmo y la satisfacción sexual
  • El 21% de las mujeres con insuficiencia de vitamina D obtuvieron menor puntuación solamente en el dominio de deseo sexual.
  • Solamente el 7% de las mujeres con niveles normales de vitamina D se relacionó con algún tipo de disfunción sexual.

Suplementación de vitamina D y función sexual

En este otro estudio clínico más reciente (¡aleatorizado a doble ciego con placebo!), se investigó de nuevo sobre la relación entre el déficit de vitamina D3 y su suplementación en mujeres con disfunción sexual y bajos niveles de vitamina D3.

Se seleccionó a un grupo de 38 mujeres con edades de 18 a 45 años, todas ellas con déficit de colecalciferol (por debajo de 30 ng/mL) y disfunción sexual testada a través de la escala FSFI.

Todas las participantes recibieron aleatoriamente una dosis de 300.000 UI de colecalciferol o de un placebo al inicio del estudio, y luego a las 4 y a las 8 semanas.

La función sexual se evaluó con la escala FSFI al inicio del estudio y también a las 4 y 8 semanas. Se midió el nivel sérico de colecalciferol y se evaluaron los síntomas de depresión mediante el Inventario de Depresión de Beck al inicio del estudio y a las 8 semanas.

Los hallazgos fueron de mejoras significativas en el grupo de mujeres que habían recibido la dosis de colecalciferol

  • Los niveles de vitamina D3 aumentaron en el grupo de intervención.
  • La función sexual mejoró a las 4 y a las 8 semanas después de recibir las dosis de colecalciferol. La puntuación FSFI fue más alta en el grupo que recibió la suplementación que en el grupo que recibió el placebo.
  • Los síntomas de depresión disminuyeron significativamente sólo en el grupo que recibió colecalciferol.

Algunas limitaciones...

Ambos estudios presentaban algunas limitaciones, como es la pequeña muestra de mujeres (28 y 38 respectivamente). Y aunque se usaron encuestas validadas (FSFI para función sexual e IDP o BDI-II para presencia/severidad de síntomas depresivos), la utilidad de los cuestionarios siempre está restringida por su subjetividad.

¿Cuáles son las conclusiones?

Los niveles bajos de vitamina D se relacionan con determinadas dificultades en la respuesta sexual, habiendo más severidad a mayor déficit. Aunque en el primer estudio, la única disfunción observada independientemente de los niveles de Vit D fue el deseo sexual disminuido. 

Aun así, basándonos en estos y otros estudios, se puede concluir que los cambios hormonales y metabólicos inducidos por los niveles de vitamina D afectan a la respuesta sexual en varios de sus momentos. Y también que la suplementación con vitamina D en mujeres con disfunción sexual y deficiencia de vitamina D puede mejorar la función sexual.

Eso sí, aún se desconocen los mecanismos directos que explican la presencia de disfunción sexual en mujeres con insuficiencia de vitamina D.

¿Cómo se relaciona la vitamina D con la respuesta sexual? Teorías candidatas:

Los déficits de vitamina D se relacionan con mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares y con una menor síntesis de óxido nítrico, un neurotransmisor esencial para la excitación sexual. El óxido nítrico tiene un potentísimo efecto vasodilatador (relaja el tejido endotelial vascular) y su ausencia en el área genital sabemos que puede complicar la puesta en marcha de la cascada excitatoria (vasodilatación, lubricación, erección...).

Por otro lado, la vitamina D está implicada en la síntesis de hormonas moduladoras de la respuesta sexual como la testosterona. Esta hormona parece tener relación directa con el deseo sexual y su descenso se ha vinculado en muchos estudios con trastornos del deseo sexual en mujeres.

Además, la vitamina D tiene influencia directa sobre todo el sistema nervioso central y periférico. En pacientes con diabetes tipo 2 se ha demostrado la asociación entre el déficit de vitamina D y el desarrollo de neuropatías periféricas. Y a nivel central, la vitamina D interviene en la modulación de la excitotoxicidad y el trofismo neuronal, regula el estrés oxidativo e induce la síntesis de varios neurotransmisores. Y la respuesta sexual, al fin y al cabo, depende directamente de la actividad coordinada del sistema nervioso con el resto de sistemas del organismo humano.

Referencias

  • Krysiak, R. at al. (2018). The effect of vitamin D supplementation on sexual functioning and depressive symptoms in young women with low vitamin D status. Endokrynologia Polska, 69(2), 168-174. https://doi.org/10.5603/EP.a2018.0013
  • Jalali-Chimeh, F. et al. (2019). Effect of Vitamin D Therapy on Sexual Function in Women with Sexual Dysfunction and Vitamin D Deficiency: A Randomized, Double-Blind, Placebo Controlled Clinical Trial. The Journal of urology, 201(5), 987-993. https://doi.org/10.1016/j.juro.2018.10.019

Laura Pastor. Fisioterapeuta y psiconeuroinmunóloga clínica. Especialista en reeducación uroginecológica y salud sexual.